Uso de crampones y piolet

No hay uno sin el otro!

 Crampones y piolet.

Si creemos que vamos a encontrar nieve en el recorrido este dúo va con nosotros en la mochila y además valorar el incluir el casco de protección.

Uso de crampones

Consejos a tener en cuenta:

Ø  Revisa las ataduras de los crampones: deben estar correctamente atados, sin ningún nudo que pudiera provocar un enganche con las puntas del otro crampón y provocar una caída.

Ø  Las hebillas del cierre deben quedar siempre en la parte exterior, si es necesario pasa más cinta por la fijación de la talonera hasta que estas queden por la parte exterior.

Ø  Las hebillas del cierre tampoco deben quedar demasiado cerca de la puntera de la bota, y se debe recoger la cinta sobrante.

Ø  El crampón debe quedar bien ajustado a la bota, la puntera bien encastrada en las ataduras delanteras y la talonera bien asentada en la zona trasera.

Ø  Atención a la compatibilidad bota – crampón. (semiautomáticos/automáticos)

Ø  Cuando te calces los crampones comproba que no haya restos de nieve/hielo en tu bota o en el crampón.

Para caminar con crampones sigue estos consejos:

Ø  El centro de gravedad del cuerpo debe quedar en la vertical del plano delimitado por los crampones; evitando inclinarse hacia la pendiente y apoyarse exageradamente en el piolet

Ø  Morder en la nieve o hielo con el mayor número posible de puntas, en función de la técnica que se utilice

Ø  Caminar levantando los pies y separándolos, para evitar tropezar

Ø  Dar los pasos más cortos cuanto mayor sea la pendiente

Ø  Evitar correr y saltar para evitar lesiones en los tobillos

Ø  Tener especial atención en no pisar las cuerdas, si vas encordado

Ø  Con botas no muy rígidas y fijación de correas, éstas no deben apretarse tanto que lleguen a dificultar la circulación sanguínea (congelación por falta de irrigación)

Ø  Si se forman zuecos en las suelas de los crampones, golpea con el piolet para que se desprenda la nieve. Para evitarlo es muy recomendable añadir anti zuecos/antiboot a nuestros crampones.

Uso de Piolet

El piolet se empuña con una sola mano colocando la palma sobre la cruz y los dedos índice y pulgar a cada lado de la hoja. La punta de la hoja siempre hacia delante y separada del cuerpo. El regatón ha de clavarse con fuerza en la nieve para que entre bien y sirva de apoyo.

Existen diferentes técnicas de progresión o de uso del piolet en función del tipo de pendiente y de nieve que debemos afrontar.

Durante los ascensos, elegiremos la técnica más conveniente a la inclinación del terreno:

Pendientes suaves (< 30°) y nieve blanda: utilizar la técnica del piolet-bastón. La técnica de ascenso es la misma que en senderismo, realizando zetas para superar una ladera. El piolet se empuña siempre con la mano del monte (para clavarse en la nieve en caso de de resbalar). Se clava el piolet cada dos pasos, cuando el pie del monte está adelantado (posición estable). Al adelantar el pie del valle se está en desequilibrio (no debe moverse el piolet). Para realizar un giro o una zeta: se clava enérgicamente el piolet, sujeto con las dos manos. Se colocan los pies en posición de equilibrio, formando una V, con el pie de monte marcando nueva dirección. No se suelta el piolet de la mano del valle hasta haber desplazado

Pendientes suaves (30° – 40°) y nieve más dura: podemos utilizar también la técnica del piolet-bastón, aunque también es factible la técnica de piolet-escoba, que consiste en caminar de la misma manera, pero sin levantar el piolet al dar la zancada. Deberemos empuñar el piolet con la mano del valle por la cruz, y sujetarlo con la mano del monte próxima al regatón, que deberá ir rozando o barriendo la ladera sin despegarse de ella.

Pendientes moderadas (40° – 50°) o nieve dura: con pendientes más importantes o de nieve dura, donde el mango no penetra y corremos mayor riesgo de deslizamiento utilizaremos la técnica del piolet-apoyo. Se clava el pico apoyándose sobre la cabeza y pala con una mano, mientras mantenemos el equilibrio sobre la nieve con la otra mano. El pico nos sirve a la vez de autoseguro y apoyo. Requiere caminar, tanto como para ascenso como para descenso siempre cara a la pendiente.

Pendientes muy fuertes (>50°) y nieve muy dura: en este tipo de pendientes podemos optar por realizar la técnica anterior del piolet-apoyo, o recurrir a la técnica del piolet-mango. Esta técnica consiste en ascender o descender de cara a la pendiente introduciendo la puntera de la bota en la nieve. El piolet se sujeta por la cabeza con ambas manos, la parte plana del mango permanece de frente al escalador y se introduce el regatón verticalmente en la nieve, procurando clavar la mayor parte posible del mango. La tracción se ejercerá cerca de la nieve. También puede cogerse la cabeza con una sola mano y colocar la otra en la parte superior del mango.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
Hola, ¡Estamos en línea!